Make your own free website on Tripod.com

Hay que recorrer más de tres décadas para registrar la historia de los trabajadores de CEL en su lucha organizativa, aunque la industria eléctrica como tal se instala con CAESS en 1890 en El Salvador y CEL como institución, inicia con la Presa 5 de Noviembre en 1954, para garantizar el desarrollo social y económico del país.


Fue en 1964 cuando un grupo de compañeros, cansados de los maltratos de las jefaturas, iniciaron la batalla organizativa en San Rafael Cedros, motivados por algunos compañeros directivos del Sindicato de la Industria Eléctrica de El Salvador(SIES); el segundo intento fue en Soyapango en 1968, los cuales fueron infructuosos y hubo muchos compañeros despedidos.


En 1970 se inicia un proceso de concientización a los trabajadores de CEL para la constitución de un sindicato que defienda los intereses de los trabajadores ya que en ese entonces se desconocían los derechos a horas extras por trabajo fuera de las 8 horas; el uso de uniformes y calzado para seguridad industrial, prestaciones, médicas hospitalarias entre otros.


El 25 febrero de 1972, se constituye el sindicato de los trabajadores de la empresa CEL, con la asesoría del SIES y en la parte jurídica bajó la responsabilidad del Dr. Zalcedo.

Se inicia, entonces ,una campaña de organización y afiliación masiva, con lo cual se logra afiliar el 50 + 1% de los trabajadores de la empresa, con esto se logra negociar el primer contrato colectivo de trabajo, el cual dentro de su plataforma contenía el reconocimiento del sindicato por parte de la empresa, así como de su Junta Directiva de ser el interlocutor de los trabajadores de CEL.


En 1974 se inicia la campaña de lucha dentro de la empresa por mejorar las condiciones económicas y sociales de los trabajadores, de igual forma se acompaña a la sociedad civil en la denuncia y demanda por el respeto de los derechos humanos y por lograr espacios democráticos.


En 1976 organizamos la primera gran marcha en contra de la imposición del sistema de pensiones INPEP, que pretendía dividir a los trabajadores públicos con los de la empresa privada, negociando que los trabajadores con salario por hora, que éramos la mayoría, continuaríamos con el sistema del ISSS; nos afiliamos a FENASTRAS convirtiéndonos en la vanguardia del movimiento sindical con mucha influencia revolucionaria.


En 1977 STECEL ya está fortalecido económicamente y organizativamente lo que le permite brindar solidaridad a otras organizaciones que buscan de negociar su propia plataforma laboral, esto conlleva a que STCEL se convierta en la vanguardia de los trabajadores y coordine a nivel nacional la lucha laboral. Ya buena parte de sus directivos, también son directivos de FENASTRAS, es bueno mencionar que, en este período 77/79 el Movimiento Sindical Salvadoreño alcanza su máxima expresión organizativa, por su militancia y nivel de acumulación.


En 1980 el proceso de lucha toma otros rumbos, por la negativa de escuchar las demandas de los trabajadores y la represión sistematizada por el aparato de gobierno, STCEL orienta su lucha al respeto de los derechos humanos y cese a la represión, accionado constantemente.

Convocando en este Marco, a una huelga nacional de todas sus bases y para presionar gobierno se hace un corte de energía por 24 horas, Teniendo como respuesta el aniquilamiento jurídico del sindicato y la aprehensión física para la Junta Directiva en pleno, a quienes se les mantuvo presos por 4 años sin que se les haya hecho juicio, posteriormente fueron liberados y exiliados a holanda producto de una negociación política; en esto muy poco se hizo por parte de los trabajadores, ya que estaban en tiempo de dispersión y atemorizados por los acontecimientos antes mencionados.


En 1985 se inicia un proceso de re agrupamiento de los trabajadores, usando como instrumento a la cooperativa ACOALPES concluyendo con la constitución de "la Asociación de Trabajadores de CEL", ATCEL esto se hizo en vista de que los trabajadores tenían temor de formar un sindicato, por la experiencia de 1980, este esfuerzo no fue tan acelerado, ya que fue necesario una atención constante a las bases con mensajes de concientización, usando como bandera de lucha el hecho, de que las prestaciones obtenidas anteriormente estaban siendo desconocidas por la empresa, el mejor ejemplo es que durante ese período solo se tuvo un aumento a los salarios de ˘50.00 colones.


En 1988 se vuelve a tomar acciones de poca magnitud como lo son: suspenciones laborales parciales, plan de trabajo a desgano, marchas en las calles etc. Junto a movimientos populares. La respuesta de la empresa siempre fue el desconocimiento o ignorar la voluntad de los trabajadores, usando la estrategia de contratar a la empresa privada para cubrir las demandas de las diferentes áreas de trabajo, producto del constante sabotaje que cada vez, se hacía más fuerte en esta ‚poca, ya que el movimiento insurreccional se fortalecía cada día.


En este marco, se tenía la decisión de impulsar una actividad de huelga de 21 días, que demostrara a la opinión pública y el Gobierno, la posición de los trabajadores de CEL y se propone una plataforma reinvidicativa, que tenía como contenidos para negociar aumentos salariales, incremento al seguro de vida, mejorar la prestación médica hospitalaria, reconocimienio de la organización por parte de la empresa y el gobierno, etc. La respuesta de la empresa fue de descontar a todos los trabajadores todos los días que se había estado en suspensión de labores. El despido de la Junta Directiva y a aquellos trabajadores que se habían identificado con el movimiento laboral, como consecuencia también fueron despedidos. En este marco se convoca a un consejo de ministros para decretar una ley de emergencia nacional con el propósito de militarizar los centros de trabajo, También por gestiones y cabildeos políticos de los trabajadores se logra la interpelación, del General Jaime Abdul Cutierrez Presidente de CEL. El partido político que gobernaba en esa época se encontraba en plena campaña electoral y temía perder las elecciones por no haber cumplido lo que habla prometido al pueblo, lo cual era la paz de la nación.


En 1989 las fuerzas rebeldes lanzan un ataque de gran embergadura con el propósito de obligar al gobierno a la negociación del cese al conflicto bélico, ya para esta época la conducción administrativa de la empresa estaba bajo la responsabilidad de un funcionario proveniente del partido que había ganado las elecciones. Los trabajadores despedidos durante todo este tiempo no descansaron e hicieron gestiones y cabildeos políticos a fin de lograr la reincorporación a la empresa y reconocimiento a la organización. Objetivos que Fueron logrados en los primeros meses del año.


En 1990 específicamente en el mes de marzo se logra la personería jurídica de la organización y la negociación de un convenio colectivo de trabajadores y la empresa CEL, es aquí donde la organización se fortalece tanto económicamente como organizativamente.


En 1993 se comienza el proceso de reforma a la ley general de electricidad , por lo tanto los trabajadores tienen un nuevo desafío y es el de cómo enfrentar el programa de ajuste estructural impulsado por el Gobierno de El Salvador. Se hacen campañas de información a la población y actividades de calle, para dar a conocer lo que el gobierno se estaba proponiendo llevar a cabo, pero la población lo tomó con indiferencia, por lo que se tomó la determinación de aplicar otras estrategias y fue la de insertarse en el proceso de reestructuración de la empresa teniendo como propósito la existencia de la organización de los trabajadores, la conservación de la estabilidad laboral, la participación en el paquete accionario de las Empresas Distribuidoras de Energía Eléctrica y la participación activa en toda la reforma de la empresa, para lo cual era necesario tener un instrumento que representara a los trabajadores en sus demandas en el proceso de estado de derecho.


En 1996 se constituye, el día 24 de Agosto, el Sindicato de Trabajadores del Sector Eléctrico, STSEL ,representación legítima de los trabajadores de la CEL.


En 1997 , en el mes de Abril, se negocia el primer contrato colectivo después de 16 años, los trabajadores celebramos esta conquista por lo que tanto habíamos luchado. El proceso de reestructuración de la empresa ha absorbido buena cantidad del que hacer del sindicato y sus directivos dedicados casi a tiempo completo a estas actividades ya que esta reforma ha significado el retiro del 50% de los trabajadores que hablan en el año de 1990, resultado del programa de modernización de CEL; es aquí donde aparece un nuevo desafío para los trabajadores de CEL y es el hecho de la participación de trabajadores en la compra de acciones en las empresas Distribuidoras de Energía Eléctrica, esto es para el sindicato el comienzo de un rol, en el cual están sus objetivos y estrategias de forma tal, que no haya contradicciones entre sus razones de ser y sus proyecciones estratégicas a largo plazo.